domingo, 29 de diciembre de 2013

Dieta Mediterránea.


Dieta Mediterránea.

Se sabe que es la más indicada para evitar ciertas patologías, por eso yo recomiendo, comer sano verduras, frutas frescas y ensaladas aliñadas con aceite de oliva. Comidas bajas en grasas, sobre todo de origen animal.

En la batalla contra el cáncer, nada está perdido. Sabemos que las células cancerígenas tienen un truco para crecer de manera descontrolada: conocen como inhibir el proceso natural que les haría morir en el momento que les corresponde. La buena noticia es que científicos de la Universidad Estatal de Ohio (EE UU) han identificado un compuesto de los alimentos vegetales, la apigenina, que puede impedir que las células tumorales, especialmente las que causan cáncer de mama, se comporten como “inmortales”. Y, por lo tanto, evitar el desarrollo de tumores.

La apigenina es un flavonoide natural que se encuentra presente en grandes cantidades en el apio, el pomelo y el perejil, pero también forma parte de otras muchas frutas y verduras que ingerimos a diario en la dieta mediterránea. Se ha identificado que la apigenina vuelve mortales a las células cancerosas, evitando que se descontrolen y que generen cáncer, pero que además se une a 160 proteínas diferentes del cuerpo, lo cual podría traducirse en más efectos beneficiosos. “Si comemos sano, estamos favoreciendo que se produzcan comportamientos normales dentro de nuestras células, y que se destruyan cuando les corresponde o cuando se vuelven malignas”.